jueves, 19 de abril de 2007

Danza y brujería


And you want to travel with him
And you want to travel blind
And you think maybe you'll trust him
For he's touched your perfect body with his mind.
(Suzanne, Leonard Cohen)


“La brujería es más que gatos negros y gente desnuda bailando en un cementerio a la medianoche, hechizando a otra gente. La brujería es fría, abstracta, impersonal. Por eso llamamos el acto de percibirla el vuelo a lo abstracto o donde cruzan los brujos. Para resistirnos a su pasmosa atracción debemos ser fuertes y resueltos; la brujería no es para tímidos ni pusilánimes”. (Abelar, Taisha. Donde cruzan los brujos).
Al entender desde este punto de vista espiritual a la brujería, resulta suficiente percibir en lo más mínimo al hechicero que habita en cada bailarín. Si no se percibe a este brujo, el hacedor del movimiento desde el punto de vista espiritual simplemente no existe. No descarto la estética elaborada a base del rigor del ballet en personajes como Nijinski o Pavlova, es insuperable su habilidad para la minuciosa técnica rusa y quizá lo sea para la eternidad, cuando se exalte su pasión por encima del racional ballet. No estoy menospreciando la forma de conocimiento lógica o quizá sensitiva (que no es lo mismo que sensible); sin embargo ella, en el ámbito de las artes, es solo una herramienta que conducirá al bailarín hacia la panacea de la creación: la libertad. Y en este campo lo racional deja de tener lugar.

Los bailarines como Kléver Viera se mueven con pases mágicos. Hasta llegué a elucubrar que se relacionaban con la Tensegridad, y la ideología de Carlos Castañeda y Taisha Abelar; sin embargo no está tan lejos de aquello. Lo que logra Viera no es descriptible mediante una aprehensión racional, con la que sí pudo haber trabajado para aprender release, contact o Graham, es un cúmulo de sensaciones corpo-espirituales que elevan al ser humano que baila hacia otros estados; es lo que quizá la dopamina logra con el ejercicio corporal. Sin embargo, a esta especie de pases mágicos hay que sentirlos y no estudiarlos. “Tu estado interior es reflejado por tu forma de moverte, hablar, comer o colocar piedras. No importa qué hagas mientras reúnas energía con tus acciones y las transformes en poder”. (Abelar Taisha. Donde cruzan los brujos).

Y para comprobar el ángel o el demonio de los íconos de la danza, es indispensable observar magnánimos representantes desde la posguerra en las magistrales obras de Kurt Joose en quienes la gestualidad ya representaba el signo de la emocionalidad pensada, sentida y digerida, o William Forsythe junto a la minimalidades de John Cage, o la misma Pina Bausch, quien se ha tomado en serio lo de theater a tal punto que ha trascendido como actriz.
En mi corta carrera de estudiante de danza han sido varios los nombres recurrentes y representativos de varias corrientes dancísticas en cuya ideología se supera el nombre de una técnica corporal, sino que se nos dio a conocer incluso la estrecha relación de la danza con la psicología, sociología, medicina e incluso filosofía. La danza es inherente al ser humano, es decir, está implícita en todos los campos de la existencia partiendo de la danza concebida primigeniamente como movimiento. Aquel que podría ser un sinónimo de cambio, buscado desde siempre por el hombre. Y buscar aquel movimiento en la danza es hacer un ritual estético de contacto continuo con el dios que llevamos dentro.

Y me atrevo a decir que Viera es el único que ha construido su dios, o su demonio, explícito ante el público, en su trayectoria, la única que resalto entre los pocos nombres que ha dado a luz el ámbito dancístico ecuatoriano. De todas formas hay que reconocer que la Compañía Nacional de Danza, fundada en 1976, fue la primera entidad formadora de bailarines en la capital del Ecuador y que a su haber ha contado con el trabajo profesional de personajes más bien de técnicas clasicas y neoclásicas que creen que lo más admirable es la elasticidad y el talento corporal técnico de cada bailarín. Yo he conocido a Viera no solo como bailarín y coreógrafo sino como maestro, el único en esta ciudad.

A Viera yo lo percibí como un bailarín innato cuya herramienta indudablemente era el sexo y no me refiero el género sino al poder instintivo que rige en los movimientos espontáneos de lo innato. Siempre misterioso y con un halo de claridad y oscuridad a la vez a su alrededor él es indudablemente el brujo que hace y deshace con el movimiento en pos de una estética que conmueve al espectador, quien nunca podrá mantenerse impávido ante alguna de sus creaciones. Yo diría que el dolor y la angustia son sus principales referentes, claro, muy usados ante el absurdo de lo urbano-contemporáneo actual en las obras de las manifestaciones artísticas de los últimos tiempos. Lo observo como un peatón de las calles en busca de algo para digerir por medio de sus huesudas manos y de sus rasgos envejecidos por el tiempo, en su tamaño y en su contextura delgada podrían resultar tan fuertes a través de sus ojos que embrujan al público desde el escenario.“Sabrá entonces que el poder tanto tiempo perseguido es suyo por fin. Puede hacer con él lo que se le antoje. Su aliado está a sus órdenes. Su deseo es la regla. Ve claro y parejo todo cuanto hay a su alrededor. Pero también ha tropezado con su tercer enemigo: el poder”. (Castañeda, Carlos. Las enseñanzas de Don Juan)

He llegado al punto de ver a la danza como la seducción del causi dios que habita en el talentoso bailarín, que no se solamente se manifiesta en el escenario de un teatro. Su luz o su oscuridad es integral.

4 comentarios:

Gatopardo dijo...

Encontrar a otro gato es fácil, pero no tanto si es uno de refinados gustos y en pro del Conocimiento. Me tomo la libertad de linkearle desde mi rincón.

ronroneos

Gato Negro dijo...

Es verdad, cada gato tiene su personalidad, gracias por el link, ya voy a leerte atentamente...
maullidos

maria dijo...

Gracias por la letra de "Melody of a fallen tree" y al azar: estoy trabajando en una pieza de danza con esa canción y releiendo "Donde cruzan los brujos"

Jose dijo...

Conmoción en Salta, Argentina, por las Maldiciones de un Concejal Esotérico: Guillermo Capellán, siendo Presidente de la Comisión de Hacienda, quiso cobrar los impuestos al hermano del Alcalde/Intendente Alejandro San Millán, Antonio San Millán. Ellos contrataron al Abogado Roberto Elio Gareca y el letrado a su vez contrató a un delincuente juvenil, Rodrigo Chavarría (taxi-boy menor de edad que conoció en el Parque San Martín de la Ciudad de Salta) y lo denunciaron por violación. Estuvo 101 días preso y desde la cárcel vaticinó que saldría el día de la Lealtad Peronista, horas más horas menos salió en la madrugada del 18 de Octubre de 2003. Todos se burlaban del Concejal Esotérico. "Quienes participaron en el complot pagarán lo que me hicieron":

"A mi me destituyeron entonces el Juez se irá". A los seis meses abogados de la Ciudad de Salta pidieron Juicio Político al Juez de la causa, Luis María Agüero Molina lo destituyeron por motivos ajenos al edil ocultista.
"Rodrigo Chavarría, pupilo de Roberto Gareca, hizo una denuncia falsa siendo menor de edad y eso es delito, cuando sea mayor vivirá preso". Chavarría siendo mayor cometió una estafa y fue condenado por un año, quedó en libertad condicional y a los tres meses cayó nuevamente en manos de la Justicia Federal por "Usurpación de Títulos y Honores y Estafa" y sigue preso.
"Destruyeron mi vida, y participó en el estrépito mediático un empresario de medios y publicidad, yo lo escuchaba desde mi celda decir cosas espantosas... tendrá su merecido" El empresario al que se refería el Concejal Ocultista sería Julio Castillo a quien lo internaron en una clínica con un fuerte dolor de cabeza, se le declaró un tumor cerebral fulminante y murió en horas.
"En el Diario El Tribuno se ensañaron conmigo y el Abogado Gareca publica todas las barbaridades que quiere porque su hermano es el Jefe de Redacción de Noticias Policiales en ese matutino... no importa, ya llegará el día..." Se refería al periodista Sergio Alberto Gareca a quien le descubrienron un cáncer galopante y murió en poco tiempo.
La predicción o "maldición" más dura y contundente del Concejal Astrólogo y Esotérico es cuando vaticinó: "Los San Millán pagarán con lágrimas de sangre lo que me hicieron" Inexplicablemente, el hijo de Antonio San Millán de 16 años murió aplastado por una cortadora de cesped minitractor.
"Siguen haciendome daño por lo tanto siguen acumulando desgracias" En esta frase se refiere elipticamente al Empresario-locutor Martin Grande y al Abogado Roberto Elio Gareca sindicados como los principales responsable de la conspiración por cuanto el presunto violado y delincuente Rodrigo Chavarría los sindicó en su confesión como los autores ideológicos de la denuncia contra Guillermo Capellán. Con respecto a ellos el Esotérico Edil dijo: "tengo todo el tiempo del mundo para verlos caer, ellos son las frutillas del postre"
Salta es la capital turísitica de todo el Norte de Argentina donde viven 600.000 habitantes y en todos los rincones de la Ciudad se comenta: "Las Maldiciones del Concejal Capellán se están cumpliendo". A tanta osadía llega este atribulado político que dejó su teléfono privado y su e-mail personal para que lo llamen sus enemigos, amigos o quien fuera: guillermocapellansalta@gmail.com , Teléfono: (54) 0387-4224977,